Libros viejos y olvidados

site hit counter
En una biblioteca universitaria acostumbran, cada cierto tiempo, desechar libros, según el iluminado juicio del bibliotecario: “no merecen habitar sus estanterías”. Viejos o poco consultados, sus volúmenes, ceden su protagonismo a la moderna literatura, tratados, poemarios de auto ayuda o manuales de terapias alternativas. Por ejemplo, los seis kilos de La trilogía Milleniun de Stieg Larsson sacaron del juego a Francisco Gómez de Quevedo y Santibáñez Villegas, a Félix Lope de Vega y Carpio, a Tirso de Molina, a Pedro Calderón de la Barca y Barreda González de Henao Ruiz de Blasco y Riaño y a otros brillantes escritores del maravilloso barroco español. La saga de Harry Potter entró por Walter Scott y “Las Mil y una noche” traducida por el polifacético Richard Francis Burton.

Hace unos días, frente a la biblioteca, me sorprendió ver algunas cajas rotuladas así: “Material reciclable”. Era una letra menuda y redonda. Las dos palabras lapidarias fueron escritas con crayola naranja similar a las usadas en las elecciones nacionales. En una de las cajas me recibió el abatido ejemplar del “Elogio de la locura” de Erasmo de Rotterdam, traducción, prólogo y notas de Pedro Voltes Bou. Al lado hallé una versión en danés de la novela “Cristóbal Colón y la catedral” del premio Nobel de Literatura (1944) Johannes Vilhelm Jensen, imaginé que sería la donación de algún estudiante de esa nacionalidad varado en el trópico. La abrí y en efecto, en la página final se leía: Dorotea Lund. Roskilde. 1978. La poda étnica incluía una bella versión en alemán de “El gato Pardo” escrita por el conde Tomasi di Lampedusa. Husmeando entre sus hojas no hallé rastros de algún exlibris pero si un curioso tiquete entre las páginas 108 y 109 de la “Blue and Gold Fleet”, en Google supe que era de la empresa propietaria de los navíos que hacen el trayecto de ida y vuelta a la isla Alcatraz en la bahía de San Francisco. El tiquete le costó a alguien treinta y dos dólares y se emitió el 3 de julio de 2004. Hasta allí las pesquisas. Sabrá Dios el resto. Ahora el libro y el recuerdo me pertenecen.

Salí con una caja y sus sorpresas. Había entre los desechos dos colosales volúmenes ilustrados de los principales discursos de sendos ex rectores, le deben haber costado todo el oro del Perú a la editorial universitaria. Ambos dan la sana impresión de no haber sido consultados jamás, ni por sus biógrafos, ni por sus deudos. Inauguraciones, aperturas de congresos, visitas allende los mares y hasta un oscuro texto en inglés pedregoso soportado por quién sabe quién en la lejanísima Universidad Politécnica de Kisangani, “una ciudad perdida en lo más remoto de la selva del río Congo”. Acompaña al texto una pintoresca fotografía del autor saboreando un gallo de mono ahumado, una delicia local. Coronan la obra una sazonada arenga en capítulos apoyando a la candidata del partido oficial que acabaría ganado aquellas graciosas y pedagógicas elecciones.

Debido a que los volúmenes de los pensadores académicos, amarillentos por los años, no me interesan me di a la tarea de canjearlos. En Expo – 10, una compra y venta ubicada en la avenida 14, cerca de la Clínica Bíblica me ofrecieron una revista Soho en la cual aparece una diputada disidente en pose sexy en el salón de Beneméritos de la Patria. Era eso o un manual de fruto terapia por mis volúmenes. La revista es de gran valor para los coleccionistas por ser el primer ejemplar. Aunque ustedes no lo crean la doné a la misma biblioteca que desecha libros viejos. Ahora la exhiben en el anaquel principal.

Felipe Ovares Barquero

Lunes 15 de febrero de 2010

Campus – Marzo de 2010

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Libros viejos y olvidados

  1. J. Chirhart dijo:

    También tengo muchos libros de esos que según algunos ya no merecen estar en los estantes pero los
    quiero mucho y los leo varias veces y ni con un Kindle de los más modernos me siento tan a gusto como
    con los viejos amigos mis libros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s