Mis causas

site hit counter
1

Solo ellas sabrán el por qué. Me invitaron a impartir la lección inaugural en la Escuela de Educación Rural, en el CIDE. Motivarlas (99% mujeres) para que escriban e investiguen por placer. Eso que los entendidos llaman Investigación Lúdica. Puntual. Me presenté con la parafernalia cargada de angustia. Lo sucedido no merece una relación. Nos divertimos. Y al final les insinué un desafío, escribir su versión del maravilloso poema de Jorge Luis Borges “Las causas”, en el cual cada línea es a la vez un desafió por lo que ocultan. Dos requisitos: deberían ser 37 líneas incluidas las dos últimas: intocables.

Ya saben. Uno se va creyendo que nadie atenderá el lance de plumas y tinteros ahora traducido a pantalla y teclado. Además el intento requiere mucha lectura, investigación, escribir-revisar-corregir. Pero al final del domingo, me llegó al correo el desafío cumplido de alguien, maquillado por el anonimato.

Les dejo la versión original de Borges, y luego la anónima. Y también la tentación para que cualquiera lo intente. No es fácil. Si lo fuera no tendría gracia.

2

Las causas
Jorge Luis Borges

Los ponientes y las generaciones.
Los días y ninguno fue el primero.
La frescura del agua en la garganta
de Adán. El ordenado Paraíso.
El ojo descifrando la tiniebla.
El amor de los lobos en el alba.
La palabra. El hexámetro. El espejo.
La Torre de Babel y la soberbia.
La luna que miraban los caldeos.
Las arenas innúmeras del Ganges.
Chuang-Tzu y la mariposa que lo sueña.
Las manzanas de oro de las islas.
Los pasos del errante laberinto.
El infinito lienzo de Penélope.
El tiempo circular de los estoicos.
La moneda en la boca del que ha muerto.
El peso de la espada en la balanza.
Cada gota de agua en la clepsidra.
Las águilas, los fastos, las legiones.
César en la mañana de Farsalia.
La sombra de las cruces en la tierra.
El ajedrez y el álgebra del persa.
Los rastros de las largas migraciones.
La conquista de reinos por la espada.
La brújula incesante. El mar abierto.
El eco del reloj en la memoria.
El rey ajusticiado por el hacha.
El polvo incalculable que fue ejércitos.
La voz del ruiseñor en Dinamarca.
La escrupulosa línea del calígrafo.
El rostro del suicida en el espejo.
El naipe del tahúr. El oro ávido.
Las formas de la nube en el desierto.
Cada arabesco del calidoscopio.
Cada remordimiento y cada lágrima.

Se precisaron todas esas cosas
para que nuestras manos se encontraran.

3

Las causas (o mis causas)
Versión ni tan anónima para mi querida amiga N.S.C.

Las uñas de Eva en la espalda de Adán.
El primer relámpago en el paraíso.
El sufrimiento de Job: el inocente.
Helena y Paris. Amantes en tiempos de guerra.
El creador del creador. Dios egocéntrico.
La moneda fenicia en una playa del Caribe.
El árbol genealógico de Ester.
Alejandro ante la cabeza de Espitamenes.
La Cruz de Santiago atravesando el mar.
El oro de las Indias sumergido en los galeones.
La biblia cerrada sobre el púlpito.
La sonrisa indescifrable de la Mona Lisa.
La dama de corazones en la cama azul imperio.
La navaja suiza en la mano ensangrentada.
El amanecer en las antípodas. El ciego.
La caligrafía de los armenios. La biblioteca.
Las oscuras y frías noches en el atalaya de Galileo.
La tormenta. Las dos rosas. La mística.
La misteriosa navegación de los chinos.
La fragancia en el vientre de Natalia.
La plegaria en la boca del moribundo.
La lámpara. Los dados. La derrota.
La cruz de Cristo entre dos ladrones.
La soledad de Zhu Di en la ciudad prohibida.
La larga travesía de Aníbal y los Alpes.
De las letanías. El refugio de los pecadores.
La estrella Polar. La Cruz del Sur. El infinito.
De los Versos del Capitán. El viento en la isla.
El llanto de la madre del soldado.
El inca en cautiverio jugando al ajedrez.
La imborrable huella sobre la Luna.
El apocalíptico mes de los mayas.
El mar que fue lágrimas. Las cruces en Verdun.
El último recuerdo de Irineo Funes.
La paz del bebe en el pecho de su madre.

Se precisaron todas esas cosas
para que nuestras manos se encontraran.

Felipe Ovares Barquero
San Valentín y tal.
Lunes 14 de febrero de 2011

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mis causas

  1. Ma. Fernanda Herrera L. dijo:

    Que interesante desafío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s