Ciber acoso

site hit counter
1

Una querida amiga está sufriendo acoso digital, el término en inglés es “cyberbullying” (1) que podríamos, en español, llamar como ciber acoso.  El pensador azerbaiyano Andrei Kilmovich Saktinov, cuyo nombre de batalla en la red es tan solo Saktinov, miembro del círculo de amigos del blog de una conocida escritora latinoamericana, define el ciber acoso como “cualquier intento por husmear las intimidades de las personas valiéndose de la información existente en Internet para hacer uso indebido de ella”. En su charla inaugural del congreso mundial sobre el ciber acoso celebrado en el Antalya (Turquía) en noviembre del 2009, Saktinov amplió la definición manifestando que los ciber acosadores también se valen de la red para obtener información en los chats o por medio del correo electrónico, de tal manera que provocan a los usuarios ingenuos a revelar sus intimidades o las de sus familiares y/o amigos. El medio para efectuar este delito informático involucra todas las nuevas tecnologías.

Según R.B. Standler (2002) (2) el acoso pretende causar angustia emocional, preocupación, y no tiene propósito legítimo para la elección de comunicaciones. El ciber acoso puede ser tan simple como continuar mandando e-mails a alguien que ha dicho que no quiere permanecer en contacto con el remitente. Puede también incluir amenazas, connotaciones sexuales, etiquetas peyorativas (p.e., discurso del odio).

El término ciber acoso lo acuñó el educador canadiense Bill Belsey, creador del sitio web www.bullying.org. Otros términos para ciber acoso son “acoso electrónico,” “e-acoso,” “acoso sms”, “acoso móvil” “acoso en línea”, “acoso digital” o “internet acoso”.

2

Los afectados por este flagelo pueden llegar a sufrir varios trastornos, según han revelado varios estudios. La investigadora Carmen Orte de la Universidad de la Islas Baleares en España, afirma que “la autoestima del acosado desciende, no tiene una adaptación social óptima y su capacidad de concentración y rendimiento merman. Además puede presentar tensión, miedo o ansiedad y, en situaciones extremas, tener intentos de suicidio”.

En algunos casos comprobados y severamente castigados por la ley, los ciber acosadores lograron infiltrarse en grupos familiares, empresas e instituciones para cometer actos delictivos como robos, secuestros o socavar vínculos familiares o afectivos. Para lograr los objetivos se colaron en sus blogs y/o en sus sitios en las redes sociales husmeando sus actividades y sus relaciones aprovechándose de la ingenuidad de los atacados.

3

Saktinov define el término Rastro Digital (RD) como la cantidad de apariciones reportadas por el buscador Google para cualquier secuencia de palabras escritas entre comillas dobles. Por ejemplo, en el momento de escribir estas líneas el RD de “Costa Rica” es 163.000.000 (ciento sesenta y tres millones). El de mi nombre completo es de apenas 236 y no ha variado en los últimos 12 meses (3), al escribirlo sin comillas aumenta a 4.080, pero evade la estricta definición. Sin duda, como apunta Saktinov, el RD de una persona es directamente proporcional a la vulnerabilidad que presenta, entre más alto más vulnerable es la víctima. En la mayoría de los hechos investigados se llegó a la conclusión de que el RD es producto de los mismos acosados que ingenuamente dejaron su rastro en los blogs y en las redes sociales.

Hace unos meses en México secuestraron a un joven que a diario contaba su vida en el blog personal. Revelaba lo hecho y lo que haría. Los delincuentes lo esperaron a la hora y en el sitio mencionado por el muchacho. Allí llegaron puntualmente y lo raptaron. Sus padres no pudieron pagar a tiempo el rescate. Lo mataron. En la lapida la familia se empeñó en colocar la dirección de su blog como si con este gesto le estuvieran brindando un tributo.

4

Un programador, se creé que es palestino, desarrolló un software para rastrear a los ciber acosadores una vez que la víctima presiente el acoso. El programa le da seguimiento a los IP más usados por el delincuente o delincuenta (4) y almacena sus actividades. El material recolectado ya se usó para procesar penalmente a los infractores. El delito aún no está tipificado en varios países pero si fue castigado con los parámetros similares a los del acoso sexual y/o acoso laboral, la pena puede oscilar de 2 a 5 años, en China puede incluso llegar a la pena de muerte, los ahorcan con el cordón de la llave maya (5).

5

En el caso particular de mi amiga, la ciber acosadora (es una mujer) ya fue identificada. Ahora se le está dando seguimiento a sus actividades mediante el rastreo de sus andanzas con el software del presunto palestino (6). Al momento de escribir este texto se cuenta con el material suficiente para llevarla a los tribunales de justicia, perdería el trabajo, estaría a la sombra y desconectada un prolongado periodo. Su última andanza consiste, aún lo hace pues ignora que se le está investigando, en querer filtrarse en un blog donde mi amiga participa desde hace varios meses. La ciber acosadora está escribiendo en el blog, dando sus opiniones y tratando de ganarse la amistad de las seguidoras y seguidores del sitio. Al parecer su intención es dar luego el siguiente paso, inmiscuirse con sus amigos, pues dentro del círculo de conocidos de mi amiga hay un fulano al que ella acosa sexualmente (enferma total). Novela negra, suspenso, delirio, fantasía, paranoia, locura, llámenlo como quiera, pero aunque ustedes no lo crean se trata de un caso real y sucede muy cerca de nuestras narices y huele mal.

Las investigaciones demuestran que un porcentaje elevado de los usuarios de Internet han sufrido o sufren del ciber acoso. En muchos casos los afectados lo ignoran.

El ciber acoso debe denunciarse, es un crimen informático serio.

Según mi querida amiga israelí, la psicóloga Eva Sión, los ciber acosadores (7) sufren los mismos trastornos mentales de los acosadores sexuales y laborales y deben tratarse clínicamente. Es una enfermedad (o falta de oficio) que los conduce a severos cuadros depresivos pues se sienten marginados. Los define como gente peligrosa que, en su paranoia, piensan que pueden ser aceptados en cualquier círculo social. Al ser desenmascarados suelen hacerse las víctimas.

(1)  Hinduja, S. & Patchin, J. W. (In Review). Cyberbullying: A Preliminary Profile of Offending and Victimization. Manuscript in review.

(2)  http://www.rbs2.com/ccrime.htm

(3)  Los invito a revisar su RD cada cierto tiempo. Si sienten que este ejercicio les produce algún tipo de ansiedad es mejor olvidarse del asunto.

(4)  Por aquello del género y tal.

(5)  Obviamente no está documentado, me lo contó, hace unos años, un hacker filipino cuya actividad era rastrear a ciber acosadores por medio mundo. Con este pasatiempo, según su opinión, amasó una inmensa fortuna. Ahora es pastor en Australia. Su rebaño cuenta con miles de ovejas. En su finca, cerca de Alice Spring, no tiene Internet ni teléfono celular.

(6)  El celular de la ciber acosadora está siendo monitoreado por las autoridades respectivas. Ya se han descubierto detalles interesantes que revelan su paranoia.

(7)  En este sitio se puede obtener abundante información en español sobre el tema. www.ciberbullying.com.

Felipe Ovares Barquero

Desconectado para evitar el ciber acoso.

25 de enero de 2010

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s