Derechos del lector

site hit counter
Cuando uno compra un libro, digamos una novela, adquiere ciertos derechos. Me refiero a ese puñado de hojas agrupadas por una portada, con un título, un autor, una editorial, una dedicatoria y quizá un prólogo, por el cual paga una cantidad de dinero, ciertas veces, considerable. Ese acto de traspaso que sucede cuando me lo entregan, luego de cancelarlo, me hace propietario y, por lo tanto, asumo derechos. Por ejemplo, a criticarlo. Y si además he leído varios de un mismo autor, tengo derecho a hacerme un juicio acerca de él.

Don Francisco Gómez de Quevedo que adoraba a los escritores latinos y a sus obras, también los criticaba, pues amar los libros sin criticarlos no es amarlos. En una de sus cartas a Parra (Bibl. de Aut. Esp., XLVIII, 590) le escribía: “Cátulo tiene sus errores, Quintiliano sus arrogancias, Cicerón algún descuido, Séneca bastante confusión, y en fin, Homero sus cegueras, y el satírico Juvenal sus desbarros; sin que le falten a Égecias algunos conceptos, a Sidonio medias sutilezas, a Enodio acierto en algunas comparaciones, y Aristarco con ser tan insulsísimo, propiedad en bastantes ejemplos”. No por este severo juicio Quevedo pasa a ser un hombre malo.

A propósito de un elogio para el último premio de novela Alfaguara, mi querida amiga K comentó varias de las galardonadas por esta editorial. Escribió en el blog de una escritora: “De los premios no me fío, sospecho de gato encerrado. He leído algunos: Son de mar (1999) de Manuel Vicent, es regular, queriéndose parecer a la Odisea. Me quedo con Homero. La piel del cielo (2001) de Elena Poniatowska, es regular tirando a menos, me entusiasmó el principio y al final lo dejé a la mitad. Delirio (2004) de Laura Restrepo, es fatal no sé para donde iba. El turno del escribá (2005) de Graciela Montes y Ema Wolf, malo, de las primeras páginas no pasé. Es una lástima, tenían un tema maravilloso. Mira si yo te querré (2007) de Luis Leante, lo leí pero ni me acuerdo, por algo será. El viajero del siglo (2009) de Andrés Neuman, no llegué a la mitad”. Por esta crítica directa y certera, que por joven o por falta de tiempo, es casi lo mismo, se le hizo corta, pues los anaqueles están atiborrados de libros malos, algunos de ellos premiados, recibió varias descalificaciones. Incluso, bajo el velo del anonimato, alguien la tildó de malcriada.

En una curiosa lista que manejan los libreros, el más famoso y el menos leído es El Quijote de la Mancha, abundan quienes afirman haberlo leído, y dicen que es el mejor. Los libreros saben la verdad: 1 entre 1000, tan sólo, lo leyeron alguna vez.

Mi amiga Anita Livingstone, bibliotecaria en una universidad del norte de Inglaterra, conoce ciertas verdades a propósito de libros famosos. Prestó durante treinta años un Ulises del escritor irlandés James Joyce y un Quijote de Cervantes mutilados, alguien les arrancó cerca de veinte páginas al azar. Para descubrir la picardía de Anita había que leerlo de principio a fin. Me cuenta que durante esas tres décadas tan solo un joven halló el sobresalto en la lectura, curiosamente, fue la misma persona en ambos casos.

Daniel Pennac, en su novela Como una novela, escribió el decálogo de los derechos del lector: 1) El derecho a no leer. 2) El derecho a saltarnos las páginas. 3) El derecho a no terminar un libro. 4) El derecho a releer. 5) El derecho a leer cualquier cosa. 6) El derecho al bovarismo. 7) El derecho a leer en cualquier sitio. 8 ) El derecho a hojear. 9) El derecho a leer en voz alta. 10) El derecho a callarnos.

Felipe Ovares Barquero

Martes 17 de mayo de 2011

Campus – Junio de 2011

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s