La impasible abundancia de Espíritu Santo

site hit counter
El 18 de agosto de 1888 fue sábado y la Luna estaba en creciente. A pesar de los 56 años al Cura Interino Benito Sáenz aquella celebración le seguía causando desasosiego. La pareja era, para su gusto, demasiado dispareja. Ese día mi tatarabuelo, por la rama materna, casó en segundas nupcias con María Arce en la iglesia Católica de Santo Domingo de Heredia. Ella tenía veinticinco años y él iba a completar los setenta. Con su primera esposa la boda fue, o al menos se firmó, el lunes 3 de febrero de 1834 en la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Heredia, él tenía 15 y ella, Pilar Chacón González, 17. Él cargaba con un nombre bendito, lo bautizaron como Espíritu Santo y de apellidos Campos Arguello. Pilar tuvo, para aquellos tiempos, una larga vida pues murió a los 70, el domingo 11 de diciembre de 1887.

He aquí la descendencia de ese primer matrimonio: Pedro murió en 1837(1), Laurencia nació en 1839 y murió en 1884 a los 45. Feliciana Eduvijes nació en 1845, Agustina nació en 1846 y murió el 2 de febrero de 1926 a la edad de 80 años. María nació en 1850, vivió 84, hasta 1934. En 1853, en Santo Domingo, nació mi bisabuela Cacimira de las Mercedes Campos Chacón. Hubo un Ricardo fallecido en 1868. En 1856, nació Jesús María y José, tres en uno o quizá gemelos, no lo sé aún. La vida conyugal de Espíritu y Pilar se mantuvo incólume durante 53 años, diez meses y ocho días. Ocho meses y siete días, contados a partir de la muerte de Pilar, mi tatarabuelo se aventuró en el segundo matrimonio con María.

Espíritu, no obstante, la cantidad de años, debería cumplirle a la joven esposa. Y lo hizo en grande. En 1889 nació, el benjamín de la nueva prole, y para festejar le dieron por nombre Próspero Espíritu Santo del Pilar, que no prosperó, el retoño se apagó unos meses después en junio de 1890, con este efímero inicio, supongo que ambos, Espíritu y María, quisieron rendirle un tributo a Pilar Chacón dejando constancia de tal homenaje en el cuarto y último nombre del niño. En 1890 llegó Jacinto de Jesús para suceder a Próspero. En 1892 nació Pradexis Enriqueta de Jesús (2). En 1895 vino al mundo Paula Albertina de Jesús. La quinta y última criatura fue una niña, nació en 1897, y la llamaron Juana María Francisca, murió pocos meses después. Al año siguiente, el 25 de junio de 1898, se apagó para siempre el espíritu de mi tatarabuelo Espíritu Santo. Cien años atrás en Heredia, su padre, Gabriel Campos, contrajo matrimonio con María Gertrudis Arguello, el domingo 4 de febrero de 1798 (3).

Mi bisabuela Mercedes, el Cacimira nunca lo usó, tenía 36 años cuando empezaron a llegar sus nuevos hermanos, en 1888 ya estaba casada y tenía cuatro hijos, incluido mi abuelo Yldefonso Barquero nacido en 1877. Con doce años, Yllfonso, pudo haber asistido a la boda y luego al nacimiento de los hijos de su abuelo.

Adjunto, como un tesoro, el registro del segundo matrimonio de Espíritu y María fiel al original, dice así:

“En la Villa de Santo Domingo a diez y ocho de Agosto de mil ochocientos ochenta y ocho. Yo el Presbítero Benito Sáenz Cura Interino de esta parroquia previa la información de libertad de estado y cristiandad, dispensadas las tres amonestaciones prevenidas por el Santo Concilio de Trento y no habiendo resultado ningún impedimento canónico y constando que tampoco existe según el Código Civil desposé y velé in facie ecclesiae (4) en esta Parroquia a Espíritu Santo Campos de sesenta y nueve años, labrador, vecino de esta Villa, viudo de la señora Pilar Chacón e hijo legitimo de Gabriel Campos y Gertrudis Arguello, naturales de esta República, con María Arce de veinticinco años de edad, soltera, de ocupación doméstica, de este vecindario, e hija natural de Antonia Arce de esta República. Fueron los testigos Florentino Rojas de treinta años de edad, casado, labrador de este vecindario y Espiridión López de diecinueve años, soltero, músico y de este vecindario”.

(1)  No logré hallar el año de nacimiento de Pedro. Era casi normal en aquella época la muerte temprana de muchos niños.

(2)  El 22 de enero de 1912 tuvo a Vicenta María Valeriana (natural). Tuvo un hijo natural en 1915 llamado Domingo Juvenal Campos. Libro de Bautismos de Santo Domingo 1912-1928. No. 257.

(3)  En un acto de romanticismo puro me gustaría ubicar la celebración de esa boda en la nueva parroquia de Heredia, fundada en 1797, pero tengo dudas de que para esa fecha ya estuviera funcionando.

(4)  Frase en latín que significa: en la faz de la iglesia.

Felipe Ovares Barquero

Jueves 7 de julio de 2011

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s