1884: año luminoso

site hit counter
1

El jueves 1 de enero de 1885 circuló el primer ejemplar de “El Diario de Costa Rica”. Leer ese documento, ahora histórico, es un privilegio, un guiño de la tecnología (1). Leerlo desde la casa, sin la necesidad de ir a la Biblioteca Nacional se me antoja una delicia. Esos logros de personas que se juntan para darnos estas facilidades, vale la admiración, el respecto y la felicitación. No solo colocaron en Internet “El Diario de Costa Rica”, tienen en línea decenas de periódicos históricos, revistas, fotografías, planos. Se anota en el sitio de los periódicos de la Biblioteca Nacional lo siguiente:

“Consulte los índices de los periódicos costarricenses de 1833 a 2006 que posee la Biblioteca Nacional compilados por el historiador Juan Rafael Quesada con una breve descripción y actualizados por estudiantes de la Escuela de Bibliotecología de la Universidad Nacional”.

Ignoro el trabajo realizado por los estudiantes de la UNA, quizá alguien por allí nos cuente los detalles. Aunque me los imagino digitalizando página por página. Con su esfuerzo y dedicación multiplicaron un tesoro y lo situaron al alcance de millones de personas alrededor del mundo. Valdría la pena que la Universidad se interesara en mantener un sitio espejo, por supuesto, con la aprobación de la Biblioteca Nacional.

2

Husmeo, como solía hacerlo Sherlock Holmes en el Times de Londres, en ese viejo ejemplar de “El Diario de Costa Rica” del primer día de 1885 (casi 127 años atrás), curiosidades, agrego algunas:

Efemérides

1839 – En el curso de ese año fue empedrada la ciudad de San José, mejora debida al celo del Señor Don Rafael Gallegos, comisionado especial de la Municipalidad, y se consideró como una medida sanitaria, demandada por la aproximación del cólera morbus, aunque éste no llegó a introducirse entonces.

1848 – Enero 1. -Los Mosquitos toman a San Juan del Norte, con auxilio de fuerzas británicas (2) desalojando a los nicaragüenses que ocupaban aquel puerto desde 1838.

En la segunda página, un artículo a tres columnas, firmado por el redactor Juan F. Ferraz, celebra la llegada del año nuevo y hace un recuento irónico del año viejo 1884.

“Un año como el de 1884, que todavía nos dice adiós con su huesuda mano, que se ha llevado del país a los misteriosos discípulos de Loyola, hasta mandó a paseo al pastor espiritual de la grey (?) (3) costarricense, bien merece que se le llame año de pelo en pecho: un año que nos trajo la luz eléctrica a la capital de la República, haciendo aquí en este joven pueblo lo que no ha podido realizar todavía sociedades más adelantadas, en ciudades más populosas y ricas, fijando como si dijéramos la luna llena (que esto es hacer más que Josué) (4) permanente en las calles de San José, bien merece que se le llame año lumino: un año que dejó plantada la cuestión de la enseñanza laica sobre sólidas bases y que propuso a los venideros el plan de la libertad de conciencia, que dejó sobre el tapete las grandes cuestiones del matrimonio civil y la independencia entre la Iglesia y el Estado, que secularizó los cementerios.”

Agrego este anuncio que está en la esquina inferior izquierda de la última página.

Más y más rebajas
Vía Limón
La tarifa general entre Carrillo (5) y Limón, sobre café, durante esta cosecha, será nueve pesos tonelada de 2000 libras.
San José, diciembre 25 de 1884.
Minor C. Keith

3

Quiero agradecer a las personas maravillosas que nos obsequian estos placeres. Incluidos los estudiantes de la UNA.

(1) Algunos iluminados la quieren restringir. Incluso aquí en una Universidad. Tampoco es sorprendente, siempre han existido y existirán los inquisidores.
(2) Nos imaginamos los abajo firmantes que Calero le fue devuelta, por los británicos a los costarricenses, con la severa observación de que deberían sentar en ella una representación visible: un faro, un fortín, un mall o quizá un Call Center. No sea que en el futuro la vuelvan a perder. Se entiende porque tanta reticencia del orden internacional por ayudar a Costa Rica con el affaire Calero y tal. La olvidamos.
(3) El viernes 18 de julio 1884, el presidente de Costa Rica Próspero Fernández Oreamuno, cumplía 50 años. Aprovechó la efemérides para expulsar del país al segundo obispo diocesano de San José Bernardo A. Thiel junto con los Padres de la Compañía de Jesús, también se invitó a salir del territorio de la República, en el mismo decreto, a las monjas de Sión y del Sagrado Corazón de Jesús.
(4) Se refiere Don Juan Ferraz al pasaje bíblico Josué 10:13 “Y el sol se detuvo, y la luna se paró”.
(5) A la pujante ciudad de Carrillo la devoró la selva.

Felipe Ovares Barquero
Leyendo en sepia
Domingo 25 de setiembre de 2011

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a 1884: año luminoso

  1. Sergio Rivera dijo:

    Es ya Julio del 2013 y apenas descubrí este blog. Creo que mucho estaré leyendo en estos dias.

  2. Luis G. Lobo dijo:

    Me encato tener el link para el Diario de Costa Rica, muchas gracias!

  3. Margarita Rojas G. dijo:

    Felipe:
    los estudiantes de bibliotecología de la UNA actualizaron las listas de periódicos que compiló el historiador J.R. Quesada.
    Los periódicos los digitalizó una empresa, y todavía están en eso.
    Saludos,
    Margarita ROjas G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s