El viaje de un elefante blanco

site hit counter

Lo siento mucho.
Me he equivocado
y no volverá a ocurrir (1)

“Por más incongruente que pueda parecer”(2) me envía, desde su rincón allá en Nosara, mi querida amiga Arabela de Días un soneto para que lo dé a conocer durante la celebración del Festival Internacional de la Poesía. Se disculpa por alejarse de los ortodoxos endecasílabos, eso sí, sin caer en la tentación del sonetillo del Siglo de Oro. En cuanto a la rima dice respetarla pues es lo que la inspira. Ella que vive en un bosquecillo cargado de congos, pájaros, gallinas, iguanas, entre otros seres venerados, alguna vez atesoró la idea de comprarse un elefante o llevarse la prole abandonada en África Mía. Al tratarse de una aventura irracional se salió por la tangente y ahora tiene cuatro paquidermos en sus latifundios de Farmville en Facebook que la tienen prisionera en aquel idílico lugar frente al mar. Ese detalle de alimentar elefantes virtuales le impidió traer su colección de sonetos a Heredia. Ya tiempo habrá, como dice la canción de Braulio.

El soneto de Arabela es un desahogo al sentirse desconcertada con la noticia de un Rey que va, muy orondo, al África a cazar elefantes. Y en diciembre, para las navidades y las doce uvas, les dará a sus plebeyos una charlita de ética.

Al soneto lo tituló: El viaje de un elefante blanco al África subsahariana a cazar elefantes grises.

Un soneto me manda hacer Violante, (3)
que tenga eco en el festival de la poesía,
y que con frondosa y galana cortesía
acaricie el asuntillo del Rey y el elefante.

Yo pensé que no hallara consonante (4)
pues viajar hasta un país llamado Botsuana
cuya rima solo se me antoja con Juana,
es demasiado arduo y desconcertante.

Pero allá va el Rey escopeta en mano
y de un plomazo se carga al animalito,
era grande, tierno y lo llamaban Juano.

Y del desaguisado y oneroso paseíto,
el gracioso Rey que no es ningún fulano
se disculpa con once palabras en un recadito.

(1)    La razonada disculpa del Rey: once palabras. Casi un haiku.
(2)    Así inicia el primer párrafo de la novela “El viaje del elefante” de José Saramago.
(3)    Tomado de un soneto satírico de Lope de Vega
(4)    Tomado del mismo soneto de Lope de Vega

Felipe Ovares Barquero
¿Y vos Juana en cuál rincón de mundo te hallarás?
Jueves 19 de abril de 2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El viaje de un elefante blanco

  1. Jose Garcia dijo:

    Excelente soneto, Felicitaciones a su amiga!! Una manera bastante peculiar de tratar el tema.
    Muy Buenos Post en su Blog Profe, excelente narracion!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s